Libertad de Expresión

Periodismo | Cómo retratar la violencia sexual relacionada con los conflictos

Por Dart Centre Europe

Al cubrir violencia sexual relacionada con los conflictos, las elecciones visuales que hagas, sea en las secuencias filmadas o en fotografías, son de vital importancia. En la era digital, las imágenes tienen una vida posterior que va más allá de la historia en la que se está trabajando. Es fundamental que las supervivientes entiendan perfectamente cómo serán presentadas visualmente y cuáles son las implicaciones. Por ello es preciso preguntarse:

* ¿Existe una fuerte justificación para identificar a las supervivientes, o es más seguro el anonimato?
* ¿Han dado su consentimiento para ser fotografiadas o filmadas? ¿Comprenden el alcance de las redes sociales y que pueden ser vistas en sus comunidades?
* ¿Hay algo en la imagen que pueda revelar inadvertidamente sus identidades?
* ¿Cómo puedo involucrarlas en la creación de la imagen para que se sientan cómodas con los productos finales?
* Y la comprobación ética básica: ¿me parecería bien que me filmaran o fotografiaran a mí o a un miembro de mi familia de esta manera?

Las imágenes relacionadas con violaciones durante los conflictos y de supervivientes deben hacerse y deben llegar ampliamente al público. Solo hay que hacerlas de forma diferente, de manera que protejan a los sujetos, que respeten el contexto, que no perpetúen estereotipos y que no sean presentadas por los medios de comunicación como una especie de elixires mágicos para las y los supervivientes.

Las imágenes son un componente vital de la información sobre conflictos, incluida la relativa a la violencia sexual y de género, y pueden ser un poderoso medio para conectar con los lectores. Pero también hay un margen importante para dañar a las supervivientes, que va más allá de los riesgos de entrevistarlas.

Los clichés visuales son comunes: mostrar a la superviviente como aislada y brutalizada, alejada de su propio entorno, o centrarse intensamente en lo físico. En algunas ocasiones, esto también abreva en imágenes racistas que se remontan al colonialismo y la esclavitud. La alfabetización visual es un componente importante para hacer una cobertura correcta.

Además, las imágenes se comparten fácilmente en la era digital, en diferentes dispositivos y a través de distintas plataformas, lo que significa que las supervivientes pueden ser acosadas por ellas incluso si viven en comunidades remotas. En las guerras de los Balcanes de la década de 1990, hubo casos en los que las mujeres se casaron sin decir a sus maridos que habían sido violadas. Pocas tenían idea de que el material de archivo podría seguir estando disponible en línea, décadas después.

La era digital también está dando lugar a más historias basadas en imágenes, y hay una intensa presión sobre editores y fotógrafos para producir la más impactante. Esto puede dar lugar a imágenes que fetichizan el cuerpo de un superviviente o lo identifican innecesariamente.

El consentimiento es una buena práctica que involucra a las entrevistadas en las decisiones sobre cómo serán retratados. Los periodistas que informaron sobre la violación de mujeres yazidíes por parte del ISIS pensaron que garantizaban su anonimato al fotografiarlas con el rostro cubierto, pero en realidad eran fácilmente identificables dentro de sus comunidades por sus ojos y sus pañuelos distintivos.

 

Elecciones visuales más éticas y efectivas

Aunque los fotoperiodistas suelen trabajar con la presión de conseguir la imagen más impactante, es posible hacer fotos de las supervivientes de violencia de género que eviten daños al sujeto y clichés, incluso cuando el tiempo escasea. A continuación, algunas preguntas que hay que hacerse sobre las imágenes que se toman:

* ¿Puedes partir de la base de que las imágenes de las supervivientes serán anónimas y que solo se identificarán si hay una fuerte justificación para hacerlo? Considera la posibilidad de discutir esto en detalle con tu editor antes de llegar a tu destino.
* Hay maneras poderosas y creativas de hacer imágenes que no identifiquen a las supervivientes. Lo mejor es pensar en ellas con antelación. Tal vez puedes llevar un álbum de las muchas maneras en que otros lo han hecho.
* Si la historia es sobre una violación, ten en cuenta cómo estás representando el cuerpo de la superviviente. ¿Sobre qué parte del cuerpo estás llamando la atención y cómo puedes evitar cualquier percepción de la persona como un objeto sexual?
* Intenta evitar los clichés visuales que sugieren que la persona está sola o destruida. En algunos casos, el aislamiento extremo puede ser la realidad de la historia, pero normalmente las personas tienen un contexto más amplio de apoyo, y es más preciso reflejarlo.
* Si se utilizan técnicas digitales para enmascarar la identidad, es necesario eliminar los píxeles originales de la imagen, no solo difuminarlos y, por supuesto, hay que asegurarse de que no haya metadatos en un archivo que identifique la ubicación. También es importante pensar en quién puede estar cerca cuando se toman las imágenes y por qué. Más abajo, algunos puntos a tener en cuenta.

¿Le gustaría al sujeto tener a alguien presente con ella o él o hay gente alrededor que no debería estar? En el caso de los documentalistas, considera minimizar el equipo.

Una vez tomadas las imágenes, considera la posibilidad de mostrárselas a las supervivientes para que puedan expresar si están conformes con la forma en que han sido capturadas.

Asegúrate de que las supervivientes entienden que las imágenes de ellas pueden permanecer en Internet durante mucho tiempo y que pueden ser compartidas a través de plataformas, incluso en su propia comunidad.

¿Hay formas de no apresurar el encargo de imágenes? ¿Podrías discutir de antemano cómo funcionará la sesión y explicar cuánto tiempo llevará? Recuerda que los niños nunca pueden dar su consentimiento para que se comparta su identidad, independientemente de que un adulto lo dé.

 

La responsabilidad del editor

«Puedo ver cómo un fotógrafo puede no tener todas estas cosas en la cabeza, pero en un editor, eso es simplemente impactante. Siento que para los editores hay más sentido de la responsabilidad de ser alfabetizados visualmente en términos del contexto histórico”. – Nina Berman [autora del artículo].

Los fotógrafos interactúan con supervivientes y toman decisiones sobre las opciones visuales. Pero los editores son los últimos responsables de las imágenes que se encargan y se eligen antes de que lleguen al público. Lo que puede ser apropiado para una página interior –donde tiene sentido y contexto– puede tener un impacto totalmente diferente si aparece en una portada o en un post de Instagram.

Con el beneficio de la experiencia y el tiempo para pensar estratégicamente, lejos de las presiones del terreno, los editores deben tomar en consideración el lenguaje visual al que una fotografía puede hacer referencia deliberada o inadvertidamente. Hay un largo historial de imágenes de personas esclavizadas, por ejemplo, que los creadores de imágenes que trabajan en países en desarrollo deberían evitar.

Los editores de fotografía también pueden tener el poder de tomar decisiones sobre la vida posterior de una imagen –su licencia y disponibilidad–, así como la forma en que se utiliza en las redes sociales.

Como editor o editora es posible que trabajes con colegas que conoces desde hace tiempo o con freelancers que no conoces. Dedicar tiempo a una breve conversación sobre los límites, el consentimiento y el anonimato harán una gran diferencia. Algunos aspectos a tener en cuenta:

* ¿Has tenido una conversación adecuada con los fotógrafos sobre el consentimiento?
* ¿Es necesario identificar a las supervivientes? ¿Qué tratamientos visuales te servirían para preservar el anonimato?
* Los pies de foto son parte de la historia y, al igual que las imágenes, no deberían fetichizar o estigmatizar a la persona.
* ¿Se puede poner un límite de tiempo a las imágenes de las supervivientes de violencia sexual? ¿Puedes convertirlas en objetos de uso único que no se vendan a las agencias?
* ¿Cómo se utilizan las imágenes en las redes? ¿Es necesario mostrar el rostro o el cuerpo de una superviviente en Instagram, por ejemplo, o hay otra forma de promover la historia que no deje a un superviviente individual cargar con todo el peso de la misma?

 

Este artículo fue publicado por el Dart Centre Europe como parte de su serie de recursos para cubrir la violencia sexual relacionada con los conflictos. Se comparte en IJNet con permiso.

Nina Berman es una fotógrafa documental que ha cubierto conflictos en Bosnia y Afganistán. Ha escrito sobre la ética de la fotografía en los conflictos y en tiempos de paz, y es profesora de periodismo en la Universidad de Columbia.

https://ijnet.org/es/story/c%C3%B3mo-retratar-la-violencia-sexual-relacionada-con-los-conflictos

 

Síguenos en nuestras redes sociales:

http://mxinsight.com.mx/​
https://twitter.com/InsightMexico​
https://www.facebook.com/Insightmexico01
​https://www.instagram.com/insightmexico01/
https://www.youtube.com/channel/UCnbsh_RQCYSJ3Cn-68PlRsQ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba